lunes, 27 de febrero de 2012

La Revolución Francesa y su oscuro secreto. Su desprecio por la libertad.


Muchos creen que la Revolución Francesa tenía como propósito el formar un Estado laico con las libertades  democráticas. Libertad de culto, de pensamiento, de expresión, etc. También muchos creen que el  humanismo secular y el estado laico son lo mismo, otros consideran que un estado laico no tiene nada que ver con el humanismo secular. Pero la mayoría si concuerda con la idea de que el laicismo es la separación de la Iglesia y del Estado. Pero esa es la gran mentira que se enseña por ley.

Este es un tema muy confuso y bastante enredado. Pues el inicio de un estado laico en la Revolución Francesa, no fue para separa la Iglesia y el Estado, sino fue para eliminar por completo la presencia de la Iglesia, no solamente de los asuntos del estado, sino de la sociedad misma.

Históricamente es imposible esconder lo que muchos laicos y seculares tratan de olvidar y es que los lideres de la Revolución Francesa llevaron acabo genocidios al mas puro estilo nazi y desarrollaron actos de barbarie en el nombre de la razón y la ilustración. Los laicos y seculares les gusta asociar a la iglesia con los actos de barbarie, como si la religión fuera el origen de todo acto de brutalidad basada en la ignorancia. Pero la Revolución Francesa estuvo plagada de actos barbáricos tan idénticos como los ejercidos por la Iglesia misma.

Pero la historia la escriben los vencedores, por lo tanto, de aquella Revolución Francesa solo se busca recordar lo mejor de ella, que fue, el surgimiento de un estado laico, que entre sus principios es la libertad del individuo para elegir en que creer y como vivir su vida. Algo que francamente no se hubiera logrado, si los lideres de la Revolución Francesa hubieran alcanzado su verdadero objetivo.

Y es que la Revolución Francesa en realidad buscaba imponer otro sistema que nada tenía que ver con la libertad religiosa, de pensamiento, etc. En realidad lo que muchos laicos y seculares sobre todo los socialistas y los grupos de izquierda, intentan olvidar de los hechos históricos, es que los revolucionarios  tenían como intención poner un sistema de gobierno y religioso que tuviera su origen en la razón y la naturaleza. Y dentro de este sistema no habría libertad de decidir si usted quería seguir siendo católico o seguir las nuevas creencias de la naturaleza y la razón de estos revolucionarios. No, tal opción no existiría.

Repasemos un poca la historia de la Revolución Francesa.
El decreto del Gobierno revolucionario francés del 1 de agosto de 1793 preveía la "destrucción de la Vendée", tras comprobar los jacobinos que la deportación o la condena a la guillotina de 40.000 sacerdotes católicos entre 1791 y 1792 no había bastado para contener el movimiento contrarrevolucionario en la región. El resultado fue la matanza de entre 150.000 y 200.000 hombres. Los sucesivos decretos de esos años habían querido establecer el alcance de la aniquilación, excluyendo a mujeres, niños, ancianos y, finalmente, "hombres desarmados", pero la realidad fue muy otra y, si bien fueron asesinados todos los varones armados, el baño de sangre fue mucho más allá.

Aquí no se puede hablar de libertades, sino de una sistemática aniquilación de aquellos que se oponían al nuevo sistema de creencias. 


¿Libertad de expresión?
En 1793, el jacobino Maximilien Robespierre dio un coup d´etat en la Francia revolucionaria, hizo arrestar a la oposición girondina y estableció una dictadura basada en el más claro antecedente histórico de los soviets: el llamado Comité de Salvación Pública que, con un iluminismo digno de los progres contemporáneos, se marcó como misión defender el Estado y la virtud, misión que sus propios autores denominaron la Terreur (el Terror)
Durante esta época siniestra fueron asesinadas más de 60.000 personas por medio de la guillotina, muchas de ellas católicos, presos políticos y elementos críticos con Robespierre, que al final incluso ordenó la decapitación de los dirigentes de la rama más moderada de los jacobinos. Además, Robespierre suprimió las libertades de prensa, de expresión, de reunión y de religión, suspendió las garantías procesales y sometió la economía al poder del Estado mediante un intervencionismo que aún hoy provoca los elogios delirantes de no pocos izquierdistas. Todo ello en nombre de la razón, de la libertad, la igualdad y la Ilustración, y clamando contra la tiranía: un cinismo ideológico idéntico al del radicalsocialismo patrio.

Los amantes de la libertad de expresión de seguro se hubieran quedado desilusionados al ver como estos revolucionarios franceses atentaban contra toda libertad de expresión. Pero no olvidemos que los socialistas y grupos de izquierda siguen teniendo la mala costumbre de censurar la prensa, aun en la actualidad.

¿Y la libertad religiosa?

Muchos ingenuos creen, aun siendo estudiantes de las Universidades mas prestigiosas de occidente, que un estado laico es sinónimo de libertad religiosa. Pero esto no tiene nada que ver con el verdadero propósito de la Revolución Francesa.

En un paso más en su propósito de erradicar el cristianismo de Francia, y después de la prohibición del culto católico en el país, en mayo de 1794 Robespierre estableció una “religión laica” y obligatoria llamada Culto al Ser Supremo, inspirada en la Masonería –sociedad “discreta” a la que pertenecía el dictador- y en las tesis de Jean-Jacques Rousseau, cuyo relativismo moral inspira aún hoy las tesis contra culturales de la progresista.

Las quejas de ateos y católicos ante esa imposición estatal jacobina fueron reprimidas sin contemplaciones por los sans-culottes, auténticos “indignados” que actuaban a modo de “partidas de la porra” o escuadras de “camisas pardas” de los jacobinos contra los discrepantes.

Con ocasión de las ceremonias blasfemas de esa “religión laicista”, la Catedral de Notre-Dame de París fue profanada, siendo destruidos o robados sus tesoros artísticos. La ignorancia llevó a los jacobinos a decapitar las estatuas de los reyes de Judá pensando que representaban a los reyes de Francia, y las estatuas de la Virgen fueron sustituidas por estatuas de la Dama de la Libertad. Tras estas salvajadas, el monumento religioso más famoso de Francia quedó en un estado tan lamentable que al cabo de unos años incluso se planteó la posibilidad de derribarlo.

Que importante sería destacar las verdaderas intenciones de Robespierre, para entender que la Revolución Francesa no pretendía traer libertad de culto, sino la imposición de una visión religiosa del tipo de la masonería. 

¿La edad de la razón?
La muerte de uno de sus criminales ideológicos de los jacobinos, llamado Jean Paul Marat quien ayudo a consolidar el "Reinado del Terror", dio origen al primer mártir de la Revolución Francesa. Monumentos, estatuas, pinturas y aunque usted no lo crea, reliquias sagradas de la Revolución Francesa, las cuales todo ciudadano estaba obligado a honrar. Sustituir un viejo sistema religioso plagado de superstición, por otro igual o peor, donde también se contaba con un carácter sagrado y no científico ya era bastante ilógico o irracional

Primer mártir de la Revolución Francesa. 

Cosas que también sucedieron en el sistema comunista marxista, que tiene muchas similitudes con los principios verdaderos de la Revolución Francesa y que como ya mencione antes, los socialistas y grupos de izquierda aun comulgan con ellos profundamente.

Reliquias sagradas del comunismo.

La verdad histórica que no se menciona ni por error, es que las intenciones genuinas de la Revolución Francesa fracasaron por completo. Por lo que muchos grupos masones tuvieron que aceptar tal fracaso, los principios de la Revolución Francesa tuvieron que reestructurarse y convertirse en lo que ahora conocemos como estado laico, algo que nada tenia que ver con las verdaderas intenciones de la Revolución. Esto se dio en países no católicos como E.U.A., Inglaterra, entre otros, y es ahí donde toma forma el estado laico y la separación de la Iglesia y el Estado. Donde se busca la libertad religiosa o de credo, la libertad de expresión, entre otros derechos.

Por lo tanto un verdadero estado laico y democrático no esta a favor ni de los creyentes ni de los ateos, ni tampoco no tiene dada que ver con los matrimonios gay, la adopción de niños a parejas gay, ni el aborto ni la legalización de la pedofilia. Sino que es el humanismo secular disfrazado de neutralidad y derecho laico que se a infiltrado en el sistema de gobierno laico, sobre todo en los grupos políticos de izquierda o socialistas quienes son los grandes promotores del aborto, derecho de los homosexuales a la adopción y la legalización de la pedofilia. Donde al final su propósito es imponer un sistema ideológico, que en si, es el propio humanismo secular.

Muchos podrán creer que exagero en esto, pero los ejemplos son mas que claros. Un sistema laico da libertad al individuo de tener su propia creencia y ejercer su vida conforme a su creencia, atentar contra ello es atentar contra la libertad del individuo.

Cuando a la gente se le obliga a vivir conforme a los valores y creencias cristianas, o se les obliga a vivir  conforme a los valores islámicos e inclusive se les obliga a vivir conforme a los valores y creencias humanistas seculares, se esta atentando contra las libertades del individuo. Y es precisamente lo que esta pasando con el socialismo en occidente, especialmente en Europa, donde de una manera sutil y sistemática, se esta obligando a la gente a vivir conforme a los valores humanistas. 

Eso es lo que intento hacer Obama en los E.U. A. donde es mas que evidente las intenciones de Obama de imponer un sistema socialista al mas puro estilo europeo en los E.U.A. Obama intento en los meses pasados imponer sus valores seculares a los grupos católicos del país, obligando a Universidades, Hospitales e instituciones católicas el dar a sus empleados anticonceptivos y  abortivos. Y eso es imponer los valores seculares como el aborto sobre instituciones religiosas que ideológicamente se oponen a ello.  Por lo tanto, esa reforma sanitaria que pretendía imponer a las instituciones católicas algo que es contrario a lo que  formalmente se cree y se enseña, son solo los primeros síntomas para atentar contra la libertad de culto.
Obama y su política al estilo socialismo europeo. 

Otra clara manifestación anti- libertad de credo se realizo en Inglaterra donde  Mike Overd que predico públicamente una frase que decía:  “los homosexuales podían ser perdonados por Dios por su pecado”. Fue arrestado por el delito de odio, considera crimen en Inglaterra.

Lo interesante aquí, y hablando del odio, es que el mensaje del predicador cristiano no tiene dada que ver con el odio. Y en palabras del propio  Mike Overd señaló: "Algo está mal, Nick Lansley de Tescos puede insultar a los cristianos con la lectura de un poema abusivo en You Tube sobre los actos homosexuales de Cristo, Abu Qatada puede predicar acerca de la Jihad y la muerte a los Judíos, pero la policía me arresta, por ser un predicador cristiano que se preocupa profundamente de Jesucristo al pueblo de Taunton”.

Para nadie es un secreto que en las políticas de los socialistas y grupos de izquierda, es respetar la libertad de expresión, aun cuando sea de odio en contra de cualquier religión, pero cuando se habla de homosexualidad, todo los medios de comunicación te censuran, te amonestan y en Inglaterra hasta te arrestan. Y la verdad, estimado lector, esto no tiene nada que ver con un gobierno laico ni democrático, sino de la imposición de valores seculares a una sociedad donde cada vez hay mas distractores y menos libertades democráticas. Al final, quien no piense o crea como los humanistas quieren, serán censurados, arrestados o simplemente marginados. 

Definitivamente que del fracaso de la Revolución Francesa surge el estado laico y sus libertades, defender esas libertades nos conviene a todos: "defenderé tu derecho de pensar y creer, aun cuando no este de acuerdo contigo" es el principio mas grande que podemos tener los seres humanos en cuestión de sociedad, perderlo es estar bajo una dictadura. 

En Resumen: Las verdaderas intenciones de la Revolución Francesa eran mas semejantes al comunismo que a un estado laico y democrático. Y no olvidemos que los socialistas y los grupos de izquierda simpatizan mas con las genuinas intenciones de la Revolución Francesa y la Revolución Rusa, que con las libertades de un estado democrático. 

Al fin y al cabo el surgimiento del estado laico y democrático se dio en países como E.U.A. bajo principios bíblicos, como;  "Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios". La separación de la Iglesia y el Estado, la libertad de culto, la libertad de expresión , el derecho a la vida, son principios que no era parte de la idea original de la Revolución Francesa, que como vimos, su verdadera intención era imponer otra religión, una religión del estado laico, la cual iba a ser obligatoria, y de igual manera iba a controlar la economía, la prensa y el modo de pensar y vivir.  Y a eso, a nadie le conviene.  

2 comentarios:

  1. Eres un meco, creyente infeliz :D

    ResponderEliminar
  2. que ideas tan tontas y entre a esta pa´gina buscando al autor de la pintura, ni siquiera lo citan, una burrada

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...