sábado, 22 de octubre de 2011

El ciclo del agua y la Biblia.



La hidrológica es el campo de la ciencia que estudia los ciclos del agua.  Los pioneros de la ciencia moderna de la hidrología fueron Pierre Perrault, Edme Mariotte y Edmund Halley. Midiendo la precipitación la escorrentía y el área de drenaje, Perrault demostró que la precipitación era suficiente para explicar el flujo del Sena. Marriotte combinó la velocidad y las medidas de corte transversal del río para obtener la descarga, de nuevo en el Sena. Halley demostró que la evaporación del Mar Mediterráneo era suficiente para explicar la efusión de los ríos que fluyen al mar. Todos estos hombres del siglo XVII.

Con respecto a las culturas antiguas, desconocían el ciclo del agua, y consideraban que la lluvia era un regalo de algún dios. El registro de las primeras observaciones de del ciclo del agua es del filosofo Marcus Vitruvius, en el siglo I d.C., describió una teoría del ciclo hidrológico, en la cual se decía que la precipitación que cae en las montañas se infiltra en la superficie de la tierra y provoca corrientes y brotes en las tierras bajas. 

Pero la Biblia ya describía los ciclos del agua muchos miles de años antes que Marcus Vitruvius realizara sus primeros escritos sobre el tema o Pierre Perrault, Edme Mariotte y Edmund Halley realizaran sus primeras investigaciones, la Biblia demuestra ser Palabra de Dios al dar a conocer nuestro mundo natural con exactitud en un tiempo en que los hombres desconocían los ciclos del agua. Obsérvelo usted mismo:

Mucho tiempo atrás, el Rey Salomón escribió: “Los ríos van al mar, y el mar no se llena; el lugar de donde  los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo” (Eclesiastés 1:7). Esta narración no le recuerda su libro de ciencias naturales de la primaria, donde en un dibujo se explicaba el ciclo del agua, y se observaba como caía la lluvia en las montañas y se formaban los ríos los cuales desembocaban en el mar, y de ahí se evaporaban formando nubes que nuevamente caían como lluvia en las montañas.





¿Cómo los sabía Salomón en una época en que el concepto reciclar no existía?. Otros ejemplos: “si las nubes fueran llenas de agua, sobre las tierras las derramaran” (Eclesiastés 11:3ª). 

Otro ejemplo:  
“Él . . .llama las aguas del mar, y sobre la faz de la tierra las derrama; Yahvé es su nombre” (Amós 9:6b). Este texto ya demostraba que de las aguas del mar era el origen de la lluvia que caía en la tierra, dicho conocimiento permaneció oculto en la civilizaciones y culturas antiguas. Esta que fue re descubierto casi 3,000 años después por Halley 


“Él atrae las gotas de agua cuando el vapor se transforma en lluvia”.(Job36:27)



Estos textos demuestran que la Biblia no fue escrita con sabiduría humana, pues los hombres desconocían tales cosas, fue Dios quien inspiró a los hombres a escribir estas verdades, con lo que se demuestra que la Biblia es un libro inspirado por Dios. Tome en cuenta que hasta  Pierre Perrault, Edme Mariotte y Edmund Halley, se comprendió bien los ciclos del agua y que la lluvia proviene de los océanos. Solo la Biblia casi 3000 años atrás los mencionaba con exactitud, siendo el primer documento escrito que describió los ciclos de agua y que la lluvia proviene de los océanos por un proceso de evaporación del agua.

3 comentarios:

  1. Mil gracias por su explicaciòn, me ayudo mucho a explicarle a alguien que cree que la ciencia y Dios no se llevan. Dios les bendiga mucho màs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene nada que agradecer. Dios le bendiga, saludos.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...